LETRAS

Walter

Si pudiera cambiar 10 segundos, esos diez segundos donde dejé escapar esa frase que te hizo tanto daño, que determinó todos los hechos que posteriormente nos llevaron al final. Si pudiera cambiar esos diez segundos en los que mi escarabajo se pasó una luz roja y choque con un Golf año 92, que me llevó a pagar por años 200 lucas al seguro. Si pudiera cambiar esos diez segundo cuando me despreocupe de las cosas en la playa y le robaron la billetera a mi padre y se acabó el Verano.
Si pudiera cambiar esos diez segundo cuando decidí continuar una discusión con mi hermano que nos llevó a no hablarnos por años. Si pudiera cambiar diez segundos y nunca haberme topado con esa mujer que hizo tanto daño que nunca volví a ser el mismo y nunca volví a amar de la misma manera. Si pudiera cambiar esos diez segundos en los que borracho me topé con una boca extraña y fui engaño en la más miserable de mis noches.
Si pudiera cambiar los 10 segundos en los que decidí pedir una cerveza más y permití que la noche me llevara tan lejos, que te dejé sola en la noche que debimos estar juntos, más juntos que nunca. Si pudiera cambiar esos diez segundos que nos hicieron llegar tarde al metro y perder el carro que nos pudo llevar a conocernos cinco años antes, antes de que fuera demasiado tarde.
Si pudiera cambiar todos esos diez segundo que determinaron mi vida, quizás sería todo mejor, más bello o más simple, diez segundo que marcan el final de un resultado, el desarrollo de una guerra o la salvación de miles de vidas durante una catástrofe… pero pensándolo bien no lo haría… porque en esos diez segundos no hubieses llegado a mi hijo mío, sería mi hijo y lo amaría, pero no serías tú… ese que el destino determinó por cada uno de los diez segundos errados, que me llevaron a los 10 segundos más perfectos de esta vida, que permitieron que casi nueve meses después llegaras a mis brazos… para transformar esos diez segundos en la más perpetua de las alegrías.
------
Dejaron de saltar en los conciertos, dejaron de gritar en los conciertos, dejaron de bailar solos en la pista, dejaron de reír a carcajadas, dejaron de comer sopaipillas en la calle, dejaron de pedir Pilsen en la fuente de soda, dejaron de ir a la feria a conseguir todo más barato, dejaron de hacer el trencito en los matrimonios, dejaron de ir a ver a su tía en La Pintana, dejaron de tomar mote con huesillo en la calle, dejaron de tomar la micro, dejaron de llevar sandwich a la playa, dejaron de sacarse la polera en la playa porque los kilos de más ¡Que horror!, dejaron de echarse en el pastito, dejaron de cantar en el metro, dejaron de invitar a los amigos del barrio porque no se comportan, dejaron salir a la calle a gritar los goles de Chile, dejaron de ir al Quisco o San Sebastian porque ¡Hay que roto!, dejaron de saludar a la tía del quiosco que les fiaba cuando eran niños, dejaron de bailar la cumbia más cumbia de las cumbias en el cumpleaños de la abuelita, dejaron de juntarse con los compañeros del Liceo, dejaron de ser eso que eran, dejaron de ser lo que siempre fueron, porque no se usa, porque ay que atroz, porque que chulo, porque quieren estar un peldaño más arriba… y algunos lo logran y lentamente se dan cuenta que dejaron de ser, dejaron de ser ellos mismos, aunque quizás eso era lo que querían.
-----

Adolescentes de 40, de 50, de 60 Uníos

El mundo está exigiendo cada vez más que nos transformemos en seres amargos, adultos del tipo viejo e mierda, ojalá con cara de culo y por supuesto con la sonrisa guardada sólo para los momentos indicados como por ejemplo el festival de viña o esos concursos de humoristas. La verdad que ese camino no nos interesa, lo que nos interesa es mantener el espíritu adolescente en cada una de la situaciones de vida, que digámoslo ameritan tener la mente fresca y llena de ideas que vamos recopilando de nuestro andar callejero para poder salir de paso de cada una de sus zancadillas.
Alguien por ahí dijo es que así es fácil la weaita, pero no, no es nada de fácil porque debemos lidiar con el campo minado que se transforma la vida familiar y laboral, con la intención de mantener el espíritu alegre, apasionado e intenso, porque perdónenme queridos detractores pero harto más fácil es aguantar los peñascazos de la vida endureciendo el rostro, culificando la mirada hasta considerar de que la vida es dura y lo único que nos queda es sobrevivir, sobrevivir mientras no nos toquen el DFL 2, la camioneta nueva, las idas al mall y las vacaciones familiares.
Adolescentes de 40, de 50, de 60 Uníos
Que nos quedan tantos conciertos por ver, tantas botellas por abrir, tantas matitas por regar y por sobretodo tantas sinvergûenzuras que delatar, pero no sin antes darle un beso en la frente a nuestros hijos, sin cumplir nos guste o no nos guste con los horarios de la pega, pagar la pensión alimenticia al día y todas esas responsabilidades que sabemos muy bien son el piso para recién pensar en sacar el adolescente que llevamos dentro, porque con el vuelto de toooodas esas responsabilidades encargamos el vinilo que siempre soñamos, compramos el box set de nuestra serie preferida y llamamos a otros adolescentes para transformar la noche en la bohemia personal, no esa de artistas ni gente famosa, nuestra bohemia es distinta, esa donde arreglamos el mundo, ese mundo que dejamos en manos de los que se creían adultos, serios y hiperresponsables y lamentablemente debo decirles que dejaron la pura cagada.
---------
Hay días malos, días pésimos, días putos, esos días en que sólo quedan ganas de bajar la cortina, quedarse en cama mirando la basura que sea en la televisión, porque no podemos negar que el zapping es una buena herramienta para convertir ese torbellino de imágenes que duelen en simples destellos que caen adormecidos. Ahí estás tumbado nuevamente por la vida, con una mala pega a cuestas y con la clara sensación de que por ningún motivo las cosas pueden mejorar y que sólo queda esperar que golpee una nueva ola y que ojalá te deje en la orilla, abatido y con arena en los ojos, pero descansando adolorido.
Fue mala suerte, fue un castigo divino, son las fuerzas del universo que atentan contra ti, la verdad amigo mío es que a estas alturas del partido sólo te puedo decir que no lo se, que es la que nos tocó, la que nos tenemos que bancar, que nos tocó bailar con la fea o con la bonita ustedes saben que eso de la belleza es subjetivo, pero todavía quedan besos, quedan buenos libros, quedan borracheras y buenas bandas por llegar y por eso todo esto vale la pena y como ya lo hemos dicho en múltiples ocasiones QUE VALGA LA PENA, LA PENA!!!

ENTONARILADO

9 de noviembre de 2011 a las 14:15 Estuve de ayer mirandome la punta del ojo derecho. Un raro color azul inundaba la pupila, helándome de temor tal vez, hasta de regocijo. Manché mi cuerpo de lágrimas y comprendí mas tarde que todo me era capricho, sombra, luz, noche y ternura. Se precipitaron a mis labios los colores de su niebla y el paso me era imprudente y desapercibido. Los brazos bastante adormecidos para comprender de la bruma que pronto cayó sin rastro de ternura.
Incluí en mi recuerdo la sombra de su amor, miedo ennegrecido y oculto que llegaba como gotas de suaves nieves, blancas tan blancas que se desvanecían en mis lágrimas de algodón. El paso, demasiado imprudente y desapercibido tras mis ojos. Un instante de dulzura derramada en mi pecho, buscaba la soledad sin compasión. Era su propio y único sollozo el que mimaba al silencio y lo tornaba un grito pasmoso y desencajado.
No era necesario entristecer bajo la penumbra. No era necesario mirar la lluvia y su prepotente humedad sumergida en las aceras. Solo un instante bastaba para acechar a la inexistencia, la extrañeza, la virtud que cansa al recuerdo y besa el olvido con tersos movimientos en el aire ausente.
Estuve entonces, cuadrando horizontes y rincones, vacíos y tormentos, para así mirarme el ojo derretido en azul, brisa marina y ovalada que sucumbía en un encanto sin igual. Jamás existieron necesidades. Primaba la instancia inconclusa de beber el ojo y su última lágrima, besarla y sentir que era placer y no dolor, aroma a pétalos durmientes y extremadamente serenos.
La oscuridad teme a mi cuerpo. Insinúa la huída al vacío, abismo sombrío que nadaba en transparencia y sudor mesquino.
Un grito siento desolado y cabizbajo. Será mi próxima muerte la que soñará con perderme y reecontrarme con densos besos anochecidos, violetas frágiles y colmadas de aquel perfume a primavera. La rosa miró lo que sus espinas le permitieron ver, y supo que su ausencia era roja como mi sangre. Supo también, que la luna no brillaría para ella sino que para mí. Tomé un pétalo sobre mis ojos y me murmuré con ira inconclusa: "alivio y quietud".
Siempre sabré que entonarilarse es mas que desnudarse. Es la propia fragancia dócil que llena el cuerpo, la que conduce al extravío de los sentidos, la desconexión de una aparente realidad hostil, el sueño precoz y apaciguado en una piel blanca y tiernamente dormida, aquel íntimo escape doloroso que lagrimea de noche y alba oscura, arcoiris profundo y sigiloso que se trasluce de minerales y honduras.
Estuve de qyer buscándome el alma. La encontré herida bajo hielos de azules lágrimas y suaves besos de piel helada. Dormí.
Esteban González Contreras CALOT.

MEMES

ESCRIBE

Déjanos tu texto aquí, lo leeremos y haremos lo posible para que salga al aire.

SONIDOS

VIDEOS

COLABORA

Amigas y amigos, La Carpa del Diablo es un programa que se hace a punta de empeño y al amor constante por comunicar, por esta razón los invito a que colaboren con el programa mediante la compra de nuestros souvenirs del diablo, como poleras, carcazas, textos hechos a mano y croqueras que de a poco pondremos en esta página.

Desde ya... muchas gracias

Walter Contreras

La Carpa del Diablo

FOTO OFICIAL

ARRIBA